Arica – la arena un buen testigo

Morro de AricaAun recuerdo con mucha claridad las clases de historia del colegio cuando se tocaba a nuestros héroes, a quienes se les rinde homenaje año tras año, en algún momento de esos me puse a pensar en lo que todo eso significa, de allí cobro vida algunas preguntas que siempre las he tenido como: ¿Quienes realmente fueron nuestros héroes?, ¿Qué fue su principal motor para entregar su vida?, ¿Fueron hombres de bien?, ¿Cuales fueron sus debilidades?, Etc.

Me llego la oportunidad de visitar el Sur no lo pensé dos veces para aceptar tal invitación, un 30 de Julio por primera vez me encontraba cruzando la frontera un poco asustado por las preguntas en migraciones de Chilenas, justo después de pasar la frontera los arenales con su tensa mirada con un letrero que decía Cuidado Campo Minado, era las indicaciones de un alto a la confianza.

Arica una ciudad prospera como se puede apreciar desde el ingreso con su imponente morro testigo paciente de muchos sangrientas batallas, como Peruano esta ciudad guarda en sus calles nuestra pura historia a dos de nuestros grandes y recordados héroes y muchos mas pero para mi particularmente los mas resaltantes Alfonso Ugarte y Don Francisco Bolognesi, quienes están en todos nuestros libros como grandes héroes.

Al llegar al morro sientes una extraña sensación de pesadés por tantas cosas que sucedieron y que la arena guarda en su historia grandes hazañas de terror y sangre, dentro del homenaje hay una estatua dedicada al soldado desconocido que fue puesta en honor a miles de soldados que murieron luchando por un ideal, sin ánimos de saber el uniforme que vestían es la fuerza y el valor que les mantenía sólidos admirables por que cayeron sin importarles si sus nombres quedarán grabados o no, pero si con el corazón valiente que con su vida demostraron honorabilidad a su juramento.

Cuantos soldados con bayoneta en mano corrieron por estas arenas que ahora saludan con un frio sonido de soledad, aun dicen que por las noches escuchan gritos de valor y el correr de caballos es el claro sentimiento de muchas almas que se quedaron allí para seguir cuidando el lugar donde se quedaron para siempre.

Una estatua de Cristo redentor construido por el ex Presidente del Perú Alan García en convenio con las autoridades Chilenas donde se refleja los escudos de dos países en símbolo de paz da tranquilidad a que nuestras diferencias mayores sean simplemente parte de nuestra historia llegando a obtener cada vez mejor nuestras relaciones con nuestros hermanos del sur.

La casa de Don Francisco Bolognesi es otra de las cosas que me llamaron mucho la atención con solo pensar que en algún momento estuvo allí este señor que al pedido para rendirse no acepto decidiendo terminar de esa forma el juramento que un día hizo a su patria de llegar hasta el último si el deber así lo pedía, definitivamente Arica una ciudad muy bonita acogedora con su gente que trata bien a los visitantes sin prestarse para los bajos rencores por que entendemos que somos hermanos.
Sin duda una de las experiencias mas importantes de mi vida, donde respiras sabor a historia pura, que servirá para inspirar nuevos desafíos.

 

 

Gracias por leer este post espero puedan comentar de este post sus dudas o comentarios gustoso en responderlos,
Genaro Chinchay Montenegro.