agosto 8, 2014

La emoción de recordar.

De pura casualidad coincidió mi viaje a Tarapoto con la patrona de mi pueblo (Shatoja), recordando con ello momentos muy hermosos de mi niñez que siempre recordar es de gran emoción.
Si bien es cierto los tiempos han cambiado, hay muchas cosas que han cambiado pero a pesar de todo estar en esta fiesta me lleva a recordar momentos muy hermosos de mi vida, como divertirme con los juegos que llegan cada año y es la emoción de todo niño.
ninos

Hoy quise recordar esos momentos en los ojos de los niños humildes, así que escogí a los que sus padres menos tienen para darles una noche de alegría, yo he realizado esto en otras ciudades pero nunca en mi pueblo, pues esta era mi oportunidad de hacerlo por primera vez, con ayuda de Pablo de Ponciano, pudimos juntar 18 niños para hacerlos jugar en lo que quisieran iniciando por decisión de ellos subir a los toboganes inflables subiéndose casi todos pero ya dentro algunos no se animaban a tirarse de la parte alta, luego a la cama saltarina donde si ingresaron todos y se divirtieron todos, es inmensamente gratificante sentir que se divierten y ser libres de jugar como quieran y si se les antoja gritar lo puedan hacer en grupo, yo no se si esto recordarán en unos años pero se que esa noche se divirtieron y eso es lo importante, serán grandes en algún momento y de todos modos ya marcaron su futuro pensando que en las fiestas patronales de nuestro pueblo se divierte mucho.

Puedo decir que fue una noche muy bonita y única al divertirme con ellos…!